Los Inicios del Transporte Terrestre

Desde los orígenes de su existencia, el ser humano se ha movido, ha andado y ha querido ir cada vez más lejos, y con el fin de satisfacer sus propósitos, indudablemente ha tenido que inventar.

Se cree que fue la utilización de troncos de árbol para mover grandes cargas lo que inspiro la invención de la rueda, que tuvo lugar probablemente en Mesopotamia (c. 3000 a. J.C.). Los antiguos griegos hicieron un cierto uso de vehículos con ruedas, pero fue la enorme red de calzadas romanas la que posibilito que vehículos tirados por caballos desempeñaran un papel esencial.

El transporte terrestre evolucionó más lentamente. Durante mucho años, los medios de transporte, se restringían a montar sobre animales, carros y trineos tirados por animales, rara vez excedían de un promedio de 17 km/h.

El transporte terrestre mejoró poco hasta principios del siglo XIX, cuando George Stephenson adaptó a una locomotora un motor de vapor, e inició, en Inglaterra (entre Darlington y Stockton), el primer ferrocarril de vapor.

Desde tiempos del Imperio romano la península Ibérica contó con una red de calzadas romanas que ha tenido una enorme importancia en la posterior configuración del mapa geográfico y administrativo de Portugal y España. Por ejemplo, más de la mitad de las actuales provincias y casi todas las diócesis históricas españolas figuran como mansiones en el itinerario de Antonino.

Después de la caída del Imperio romano las calzadas romanas quedaron abandonadas y apenas se realizaron reparaciones ni obras de conservación, quedando como el único sistema viario y de comunicación peninsular durante diez siglos. No fue hasta la llegada de los Borbones y la planificación de una red viaria radial adaptada a la estructura centralizada de su administración cuando quedaron relegadas al desuso las vías romanas.

Fue en el siglo XX cuando más evolucionó la red viaria en España. Durante años se han realizado grandes inversiones hasta conseguir grandes autovías y autopistas que permiten el desplazamiento de un gran número de personas y de mercancías por todo el país, alcanzando niveles próximos a los grandes países industrializados.

Hoy en día el sector del transporte es esencial para el funcionamiento de los países. Para cualquier zona subdesarrollada la construcción de una carretera es una garantía, y una condición, de desarrollo.

Deja un comentario